jueves, 26 de enero de 2012

LA FILOSOFIA DEL ABSURDO


Absurdo es una palabra para identificar a algo o a alguien que no actúa de acuerdo a un pensamiento lógico o normal y que se aparta de la razón, muchas veces se asocia esta palabra al humor.



La filosofía del absurdo, llamada en ocasiones absurdismo, establece que los esfuerzos realizados por el ser humano para encontrar el significado absoluto y predeterminado dentro del universo fracasarán finalmente debido a que no existe tal significado (al menos en relación al hombre), caracterizándose así por su escepticismo en torno a los principios universales de la existencia. Por ende propugna que el significado de la existencia es la creación de un sentido particular puesto que la vida es insignificante por sí misma, y que la inexistencia de un significado supremo de la vida humana es una situación de regocijo y no de desolación, pues significa que cada individuo del género humano es libre para moldear su vida, edificándose su propio porvenir.

Origen 

Nace cuando el filósofo y escritor francés Albert Camus, partiendo del movimiento existencialista, se aparta de esa línea filosófica al publicar su manuscrito El mito de Sísifo. También se relaciona con "El extranjero", obra del mismo autor. La filosofía del absurdo está vinculada al existencialismo, aunque no debe ser confundido con éste (hay quienes la consideran un hipónimo de nihilista).

De acuerdo a la filosofía de Camus, los esfuerzos realizados por el ser humano para encontrar el significado dentro del universo acabarán fracasando finalmente debido a que no existe tal significado (al menos en relación al hombre), caracterizándose así por su escepticismo en torno a los principios de la existencia. Esta filosofía también postula que la vida es algo insignificante, que no tiene más valor que el que nosotros le creamos. De esta forma, puede entenderse la vida como un conjunto de repeticiones inútiles, vacías y carentes de sentido y significado, que se llevan a cabo más por costumbre, tradición e inercia que por coherencia y lógica.

Las consecuencias de la Segunda Guerra Mundial suministraron un ambiente social propicio para las visiones absurdistas, especialmente en la devastada Francia.

Fundamentos 

Pareciera inevitable encontrar en la tendencia humana a fundamentar, el origen de la concepción de lo absurdo. El hombre persigue constantemente el principio de razón . Nada es porque sí. Todo debe tener una causa o motivo que lo justifique. En el pensamiento religioso, tal causa "eficiente" es Dios, que obra, en tal concepción, como un artesano modelador y ordenador del cosmos. En la cosmovisión atea, tal expediente está vedado. Y de esta manera, el universo y todos los entes, sea en su existencia o en su esencia, son sin un motivo, causa o porqué. Cuando la carencia de esta justificación, que necesita la razón humana, se verifica, aparece la sensación del "sin sentido", o, en otros términos, del absurdo.

Hombre y absurdo 

Podríamos decir, partiendo de lo que acabamos de señalar, que la categoría del absurdo es una incorporación que la existencia humana y su específica racionalidad introducen en el mundo. Porque hay hombre hay necesidad de racionalización de todo cuanto es. Si tal racionalización no se cumple en cualquier situación verificada, ésta queda sin justificación. La no justificación no es aceptada por la razón y, por consiguiente, se habla entonces de absurdo. El encadenamiento de causa-efecto es una necesidad de la razón, como filósofos de gigantesca talla han establecido. Lo que pareciera imperioso preguntar, ahondando -precisamente de modo filosófico- en esta cuestión, es: "¿por qué es imperioso que todo deba tener una causa?". Cuando esta necesidad a la que el hombre se siente arrastrado de modo natural se pone en tela de juicio, se desvanece la categoría de absurdidad de los seres y de un cosmos eterno o increado y al mismo tiempo, desprovisto de fundamentos.

Los tiempos actuales nos estan conduciendo nuevamente a revivir el absurdísmo como corriente filosófica contemporánea, vemos tantas cosas inverosímiles difíciles de creer pero que están sucediendo, vemos como las elecciones las ganan los que supuestamente no deberían de ganar, en las comisarías quedan detenidos los que ponen la denuncia y los delincuentes son liberados olímpicamente, en los trabajos se premian a los que no hacen nada, a los haraganes a los que buscan un pretexto para no hacer nada. El largo brazo de la ley se entretiene juzgando a los inocentes, inventando pruebas y delitos para inculpara a los demás, los que caminan rectamente son denunciados por ser muy rectos y perjudican a los insolentes. Las palomas disparan a las escopetas, los que quieren hacer las cosas bien son mal vistos por hacerlas bien y los hacen pagar por trabajar y hacer las cosas bien. Siempre hay alguien que te esta observando y esperando que tropieces para regocijarse y alegrarse de tu desgracia. El problema radica en que cuando se instala la corrupción como modus vivendi, como norma y comportamiento normal, entonces entramos al maravilloso mundo de lo absurdo. Ya no esperes ni te sorprendas de que las cosas caminen patas arriba.


William Pavon
Nicaragua

8 comentarios:

  • gabriela says:
    27 de enero de 2012, 17:02

    Camus, en el mito de sísifo, explica claramente que la vida humana tiene un gran valor para él: de lo contrario,para ser consecuente consigo mismo se habría suicidado.

    A Camus, Sartre, nihilistas y absurdistas varios les pregunto: ¿Si todo es absurdo no es absurdo que razonéis sobre el absurdo? Es más, ¿Por qué os molestáis en hacerlo? Menuda pérdida de tiempo, ¿No?

  • Laura says:
    27 de enero de 2012, 19:54

    La pregunta tiene algo de sofista, al menos en el sentido que le daban Platón, Aristóteles y sobre todo Píndaro. Es una pregunta-argumento que tiene trampa, sólo tiene sentido dialéctico, pero no sustancial.

    Bien, dudo que te puedan contestar Camus y Sartre, e incluso dudo que alguien caiga en la pregunta, pero yo me mojo. Mi respuesta me representa a mí, ni a los nihilistas (¿quiénes?) ni mucho menos a los absurdistas (¿dónde?). Mi interés en estudiar este tipo de corrientes filosóficas es el aprendizaje y la curiosidad. Lógicamente estudiar el absurdismo no te convierte ni en una absurda ni en absurdista, por mucho que puedas compartir ciertas actitudes. Además absurdismo y absurdo como pensamiento no tiene nada que ver con el término absurdo en la acepción que utilizas. Todos, incluso los más nihilistas, valoran la vida, precisamente más que aquellos que se engañan con ideas, ideologías y preceptos artificiales o impuestos, ¿no crees?. El absurdismo sería una forma de escapar de la jaula centrifugadora del pensamiento más-allá del conocimiento humano posible. ¿Existe Dios?, ¿estamos aquí con algún fin? ¿qué será de nosotros? Son preguntas que no podemos responder. Por lo tanto mejor seguir amando o no la vida tal como es que preguntarse por el sexo de los ángeles u otras cuestiones incognoscibles por los seres humanos.

    Espero que te sirva la respuesta, aunque ni soy nihilista, aunque aplique el nihilismo, ni absurdista, aunque comparta muchas cosas con esa visión, ni sea Camus, ni Sartre ni Houellebecq ni...

  • Anónimo says:
    27 de enero de 2012, 23:25

    La propia pregunta es absurda si se desconoce el sentido profundo del absurdismo. Lo único que es una pérdida de tiempo es pensar en cuestiones inexistentes, en falsas creencias, en mitos parareligiosos o pseudometafísicos. El absurdismo no es más que mirar la realidad como lo que es. Tampoco es tan difícil de entender.

  • LUPUS says:
    28 de enero de 2012, 0:21

    gabriela, Sartre en su conferencia "el existencialismo es humanismo" que él no era pesimista, que su ideología -y no su filosofía- era optimista: qué más optimista que saber que la responsabilidad y la libertad se proyectasen en y por el hombre. Esa sería la razón del absurdismo, que no del absurdo como dices tú.

    Antes de intentar ofender, lee un poco.
    De nada.

  • Santiago says:
    24 de mayo de 2015, 12:08

    Muy buena sintetizacion del concepto.
    (gabriela, espero que para el año 2015 hayas comprendido ya tu responsabilidad)

  • Unknown says:
    23 de septiembre de 2015, 1:21

    Es absurdo que se metan con Gabriela

  • Este comentario ha sido eliminado por el autor.
    Camilo Comba says:
    13 de junio de 2016, 6:35

    Este comentario ha sido eliminado por el autor.

  • Lucas Comba says:
    13 de junio de 2016, 6:38

    Yo creo que expresa el altruismo emocional de el con la vida. Cualquiera puede vivir una vida basada en absolutismos, creencias, normas, sentimientos y estándares impuestos por el sistema y los distintos ambientes sociales donde se desenvuelve el sujeto(lugar y tiempo), de ahí el enojo/molestia con la existencia, de ahí el enojo/molestia en vida con la no existencia, pero ese enojo/molestia existe por que existimos y lo hará mientras duremos vivos, y eso expresa el mito se sisifo el cual es el ser que unicamente es inmune al absurdo y a cambio de esa inmunidad tiene momentos en los que se siente miserable y momentos que se da cuenta que existe y esta vivo porque llevo la roca al fin de la montaña, (este es un cuento que nos cuenta Camus para contarnos su pensamiento sin que razonemos la idea de suicidio ya que un ser lo suficientemente razonable y con las pelotas en su lugar no dudaría en quitarse la vida) y en fin expresa que la manera de luchar con la ironía de la existencia es existir. Sin creencias ni estándares ni estructuras impuestas.
    Yo creo a mi entender es lo único que debe abarcar la filosofía, por que creo en lo absurdo del humano en lo conocido y sinceramente nada podemos esperar de nosotros mismos, nuestra vida siempre sera obsoleta, seas Adolf Hitler o Nelson Mandela. Altruismo emocional, saber que no vales nada y nadie vale nada, que la libertad es una ilusión y que el sistema es como ese borracho que intenta pasar por un sitio donde hay un cristal que choca una y otra vez, hasta que deja de existir y el absurdo se desvanece en la nada

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.